¿Has visitado la caída de vino natural?

Compartir

En el parque nacional Dinira, exactamente en el estado Lara de nuestra hermosa Venezuela, hay un lugar maravilloso para explorar, para disfrutar y hasta para sentir.

Allí está la cascada del vino, es una caída de agua natural, muy especial. 

Tiene una altura de unos 100 metros aproximadamente y su color es como vino.

Esta coloración se debe a la presencia de ácido tánico y la antocianina que se encuentra en las raíces de los árboles que rodean la cascada.

Sus aguas con el contraste de las piedras irradian el color tinto, típico del vino.

Es un lugar fascinante porque además de envolverte con el sonido suave de la caída de sus aguas y observar el color, pueden darse un chapuzón y refrescarse.

La cascada del vino está rodeada por mucha vegetación, lo que hace que este lugar sea muy agradable y definitivamente invita a conectarse totalmente con la naturaleza.

El recorrido para llegar hasta esta caída de agua es muy agradable y ligero, pues mientras se hace la caminata para llegar hasta la cascada pueden encontrar algunos caseríos y también conocer sobre la agricultura de esta zona. 

Es un lugar donde tranquilamente pueden descansar, en el área de la cascada también hay estacionamiento, baños y cafetín. 

Para llegar a la cascada el Vino estando en Carora se toma la carretera Quíbor – El Tocuyo, la cual se bifurca, se toma la carretera hacia la izquierda que es la ruta Panamericana, hacia Trujillo.

Pasando por los poblados de San Pedro, La Pastora y Jabón, después de unos 45 minutos, al pueblo de Barbacoas, de allí a tan sólo 10 minutos se encuentra la Cascada del Vino.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *